El síndrome de pierna corta es algo común y la mayoría de veces suele ser falso.

El tratamiento que se aplica en osteopatía para tratar el síndrome de pierna corta es el mismo ya sea falso o no. El síndrome de pierna corta tiende a asociarse con problemas de escoliosis, lumbago y alteraciones en la vértebra cervical y postnatal.

En Osteopatía para tratar el síndrome de pierna corta, los soportes de categoría 1 sirven para normalizar la posición de las caderas, la desalineación de las piernas puede estar causada por el sistema propioceptivo que es el encargado de recibir la información sobre la posición y el movimiento de las partes del cuerpo entre sí y también en relación a su base de soporte.

Pruebas que se aplican en osteopatía para determinar si existe el síndrome de pierna corta:

El paciente se sitúa tumbado boca abajo con los pies fuera del borde de la camilla, a continuación se alinean los pies para ver si una pierna es más corta que la otra y se prosigue con las siguientes pruebas:

1- Manteniendo los pies alineados, se le pide al paciente que gire la cabeza hacia la derecha y después hacia la izquierda, si la longitud de la pierna cambia al realizar este movimiento, se trata de un problema en el área suboccipital del cuello.

2-  Manteniendo los pies alineados, se le pide al paciente que abra la boca, si al hacerlo, la longitud de su pierna cambia, significa que hay músculos cortos en la mandíbula y en la sien.

3-  Manteniendo los pies alineados, se le pide al paciente que cierre la boca, si al hacerlo, la longitud de su pierna cambia, significa que hay músculos cortos en la mandíbula y en la sien.

4-  Manteniendo los pies alineados, se le pide al paciente que contenga la respiración durante tres segundos, si aparece un cambio en la longitud de la pierna significa que el diafragma está bloqueado.

5-  Se gira al paciente boca arriba y se levantan sus piernas haciendo que formen un ángulo de 90º, en esta posición se verifica si existe una pierna más corta que otra, de ser así, la pierna corta indicaría que hay un problema en el sacro iliaco.

Si alguna de las pruebas anteriores resulta positiva, el paciente tiene el síndrome de la falsa pierna corta, es decir, la longitud de los huesos es casi exactamente la misma.

Osteopatía para trata el síndrome de pierna corta incluye observar el tendón de Aquiles, los glúteos y la legión lumbar para poder ver desequilibrios, una vez localizados, se aplican impulsos concéntricos para estimular los músculos laxos e impulsos excéntricos para estimular los músculos tensos, ambos impulsos se encargarán de enviar mensajes al cerebro a través del sistema prospectivo.

Para más información sobre osteopatía para tratar el síndrome de pierna corta con Simplybe, haz click aquí.

This post is also available in: Inglés